Y donde quedó la amistad?

A los 20 prometieron ser las mejores amigas para siempre. En las buenas y en las malas. Se regalaron un dije para “sellar” su pacto de amistad eterna.

 

 

Aunque estudiaban en la misma escuela, nunca antes habían cruzado palabra hasta que se encontraron en los estudios de televisión donde eran practicantes.

Se emborracharon juntas por primera vez, ligaron en sus salidas al bar, se reconfortaron la una a la otra cuando tuvieron sus primeras grandes decepciones amorosas.

Pasaron navidades juntas, planearon ir de vacaciones, planearon ser la dama de honor de la otra. Planearon una vida entera hasta que envejecieran, pero de pronto, ninguna de las dos supo qué pasó.

Una de ellas, comenzó una relación formal (por primera vez en mucho tiempo). La otra no pudo entenderlo. No pudo entender cómo su cómplice la cambiaba por un completo desconocido, que, además, nunca le terminó de caer bien.

Le decía que esa relación nunca prosperaría, que ese hombre no era para ella, que tenía mejores opciones, pero la otra quiso arriesgarse y darlo todo por ese nuevo amor.

Además, ya no les gustaban las mismas cosas, ya no tenían el tiempo suficiente para estar juntas, ya no tenían cosas en común.

Ahora cada una prefería pasar tiempo por separado, las llamadas dejaron de ser frecuentes y las anteriores peleas que habían tenido terminaron por desgastar la entrañable amistad.

Nuevas amistades llegaron para cada una de ellas, nuevos trabajos, nuevos comienzos.

Hasta que llamarse “mejores amigas” se volvió una costumbre y comprendieron que nada en la vida es eterno, que todo es cambiante, que ellas mismas tuvieron nuevos gustos, metas y carácter.

No pasó mucho tiempo hasta que se encontraron en un bar. Se abrazaron fríamente, como si fueran desconocidas y se pusieron al tanto de sus vidas. Quedaron en llamarse, en salir alguna vez, aunque las dos sabían que no lo decían por mera cortesía.

Hoy tienen casi 30 años y no conservan ni si quiera el número celular de aquella que solían llamar su mejor amiga por la eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s